El encanto de isla Taboga

02 de Enero de 2014 1:09pm
periodista
El encanto de isla Taboga

Taboga es una isla paradisiaca que está frente a la costa pacífica de la ciudad capital de Panamá, a escasos 20 kilómetros pasando por la entrada del Canal, debe su nombre a la palabra indígena “aboga”, que significa abundantes peces, además de poseer la Iglesia de San Pedro considerada la segunda más antigua de este hemisferio.

La isla con una extensión de unas 590 hectáreas, fue bautizada originalmente con el nombre de San Pedro y su pequeño pueblo fue fundado en 1524 por Hernando de Luque.

La historia de Taboga está envuelta en frecuentes visitas de piratas durante el siglo XVII que la usaron para abastecerse. Henry Morgan, el pirata inglés, envió sus tropas a la isla en el año 1671 para saquearla, pero cuenta la leyenda que se dedicaron a beber todo el vino del lugar y olvidaron sus órdenes, se fueron sin causar estragos ni daño a sus atemorizados habitantes.

Taboga tiene una exuberancia tropical como pocas posee, unas paradisiacas playas de blanca arena que les encantará y cerros hasta 300 metros sobre el nivel del mar, ideales para el senderismo.

La playa más popular es La Restinga, ubicada a escasos pasos del muelle, con una particularidad, cuando la marea es baja una barrera de arena emerge y separa la isla de otra más pequeña, conocida como El Morro de Taboga. Alli podrá alquilar sillas, sombrillas y un pequeño kiosco para hacer su estadía más agradable.

Cerca del poblado se alza el Cerro La Vigía, el más alto de la isla, con una enorme cruz en su cima que se puede ver desde la playa; desde este punto se puede disfrutar de excelentes vistas hacia el pueblo y hacia la vecina isla de Urabá. Además, se encuentra aquí la Cueva de San Pedro, las ruinas del Convento de Españoles y la casa de Francisco Pizarro, conquistador del Perú. El sendero de las "Tres Cruces" es otro atractivo para el senderismo. Un monumento recuerda el paso del pintor francés Paul Gauguin por la isla en 1887, donde plasmó la belleza de Taboga.

En la isla podrá pernoctar si desea, hay una buena oferta de hoteles y hospedajes que van desde 50$ USD por noche, tendrá que llevar efectivo porque en la isla no hay cajeros automáticos y pocos sitios aceptan tarjetas de crédito.

Hay una abundante oferta de restaurantes que ofrecen un amplio menú de marisquería que incluye langosta, así como también carnes y pollo.

Escápese de la ciudad y cruce el pacifico hacia el paraíso de Taboga, la isla de las flores.

¿Cómo llegar?

Hay dos empresas de transporte marítimo:

Calypso: Es un viaje de una hora a 8 millas por hora, las embarcaciones parten desde el muelle detrás del Centro de Exhibiciones Marinas en la calzada de Amador, en el sitio conocido como la playita de Amador.

El costo es de 14$ USD por adulto y 10$ los niños por el viaje de ida y vuelta, tiene salidas desde Ciudad de Panamá de lunes a viernes a las 8:30 am, los sábado, domingo y feriado a las 8:00 am, 10:30 am y 4:00 pm.

Las salidas desde Isla Taboga son de lunes a viernes a las 4:30 pm; los sábado, domingo y feriado a las 9:00 am, 3:00 pm y 5:00 pm. Se debe estar una hora antes en el muelle. Teléfonos: +507 314-1730 / 390 -2403, pueden ser atendidos en el idioma inglés.

National Tours: Es un viaje de 20 minutos, estos barcos se toman en el Yatch Club frente al Hotel Country Inn de la Calzada de Amador.

El costo es de 16$ USD los adultos y 11$ los niños por el viaje de ida y vuelta, tiene salidas desde Ciudad de Panamá de lunes a domingo a las 8:30 am y 3:00 pm; las salidas desde Isla Taboga son de lunes a domingo a las 8:30 am con regreso a las 4:00 pm. Se debe estar una hora antes en el muelle. Teléfonos: +507 314-0571 / 314 -0572, pueden ser atendidos en el idioma inglés.

Hospedaje: En la isla podrá pernoctar si desea, hay una buena oferta de hoteles y hospedajes que van desde 50$ USD por noche, tendrá que llevar efectivo porque en la isla no hay cajeros automáticos y pocos sitios aceptan tarjetas de crédito.


 

Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.