La india dormida hecha montaña

20 de Febrero de 2014 10:47pm
periodista
La india dormida hecha montaña

Vista desde la distancia la muy impresionante montaña claramente dibuja la silueta de una india dormida, ubicada en El Valle de Antón, Provincia de Coclé, es uno de los lugares recomendados para el senderismo y ponerse en contacto con la naturaleza viva.

Con una altura algo mayor a 800 metros sobre el nivel del mar, en la montaña de La India Dormida encontrará una agradable y muy abundante flora y fauna, donde podrá disfrutar con el ambiente que rodea este lugar, con el cual quedará fascinado, el clima fresco, una vista espectacular y la sensación de tocar el cielo.

El ascenso es de aproximadamente una hora y media, hay varios puntos de acceso pero el más recomendado es a través de la ruta de los petroglifos, que están en la base del “cabello” de la montaña.

En este camino se encuentran varios chorros Los Escondidos, el de Los Enamorados y el Salto del Sapo, donde podrá darse un refrescante baño si lo desea. El otro punto de acceso se encuentra en la parte del “ombligo”, en ese camino hay una cueva, los primeros 30 minutos se caminan a través del bosque, y luego sobre hierba, piedras volcánicas combinado por un camino de tierra.

La montaña está envuelta en una leyenda del porqué tiene esta peculiar silueta, una historia de amor que cuenta que Luba llamada Flor del Aire, quien era la hija menor del Cacique Urraca, el más fiero de los indígenas que peleó contra los conquistadores en las tierras del Istmo de Panamá. Para su desgracia, se enamoró de uno de los guerreros españoles que trataban de conquistar a su gente.

Por ese amor imposible despreció el que le brindaba Yaraví, el más valiente de los jóvenes de su tribu, y éste al verse no correspondido en su amor hacia Flor del aire, decide suicidarse lanzándose desde lo alto de una montaña ante los ojos de su amada. Ella, para no traicionar a su raza, jamás volvió a ver al conquistador español. Caminó sin rumbo por montañas y valles llorando su desventura, hasta que la sorprendió la muerte sobre las playas que bañan el Mar Caribe, mirando hacia las queridas montañas en donde había nacido. Las montañas entonces compadecidas y para perpetuar esa triste historia de amor imposible tomaron la figura de Flor del Aire, levantándose sobre la cordillera de El Valle de Antón.

Pero hay más versiones que le contarán los lugareños, este es un recorrido que disfrutará desde el comienzo lleno de mitos y cuentos, en donde no se sabe si se le puede aparecer un duende o un elfo, y hasta uno de los indígenas que cuida el tesoro de la Piedra Pintada, con una próspera vista al final.

¿Cómo llegar?

Bus: Debe llegar al poblado de El Valle de Antón, la ruta lo toma en la Terminal de Albrook. Para el uso del terminal se deben pagar 10 centavos, para lo que deberá adquirir una tarjeta recargable por valor de 1$ y colocarle la cantidad que usted estime.

Taxi: Deberá contratar con anticipación alguno para hacer su viaje hasta El Valle de Antón.

Carro: son 128 kilómetros desde ciudad de Panamá, la primera parte es 98 kilómetros por la vía Interamericana hasta la población de San Carlos, luego de 4 kilómetros verá el desvío para El Valle de Antón, avanzar 30 kilómetros hasta el pueblo.

Centros de información: Oficina de la Autoridad de Turismo ubicada al lado del Mercado de Artesanías. Horario de 8:30 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde. Allí encontrará mapas de la comunidad e indican todos los atractivos turísticos. De ser deseado, pueden conseguir guías para hacer caminatas. (teléfono 983-6474)

Guía Turísticos: Si va a realizar senderismo por alguno de los cerros es conveniente contratar un guía especializado en la oficina de la Autoridad de Turismo, los cuales brindan una compañía agradable y segura. Los guías además de conocer todo lo referente sobre flora, fauna, geología, etc., están capacitados y organizados a responder en caso de que ocurra un accidente.


 

Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.