Pablo Anzilutti: Del qué se ofrece al cómo se ofrece

23 de Octubre de 2015 2:02pm
periodista
Pablo Anzilutti: Del qué se ofrece al cómo se ofrece

En la medida en que en el mundo de la organización de eventos – al igual que en la restauración y la hotelería – se presta cada vez más atención a construir una experiencia que quede grabada en la memoria del cliente o consumidor, está adquiriendo más importancia el cómo se ofrece que el qué se ofrece.

Pablo Anzilutti, argentino y arquitecto, tiene a su cargo la cátedra de ambientación de eventos en el Instituto Noun donde se forman organizadoresprofesionales de eventos, y precisamente abordó este tema durante su intervención en el Seminario Gastronómico Internacional Excelencias Gourmet, que desde este martes 20 se realiza en el Hotel El Panamá.

Es decir se ocupa de la “parte construida” de un evento, que tiene además una parte operativa y una parte de servicios. Esa parte física del evento, tiene que ver con los colores, los olores, las luces, los materiales, la decoración, el sonido, la temperatura, etc. es decir todos los elementos que se conjugan para construir la experiencia que recibirá el cliente.

Decoración, luces, colores, muebles, ¿qué es lo más importante en la construcción de un evento?

Todos los elementos estos son importantes el color, el piso, los muebles, la música, la temperatura, todo genera una experiencia, tenemos que lograr que todos esos elementos generen en conjunto una determinada experiencia. Y es donde el organizador tiene que ser inteligente para lograr esa experiencia. Uno va a un bar o restaurante y quien ha construido ese lugar tiene una determinada intención, o generar un ambiente que nos lleve a una situación oscura, o a colores neutrales, hay otros  prefieren lugares más luminosos, que la gente esté más cerca o camine, todos esos elementos vienen a trabajar en conjunto para proporcionar una experiencia del lugar, y esa experiencia es la suma de emociones que le va a quedar en el recuerdo de ese lugar, por eso es que es muy importante porque uno se va a llevar en el recuerdo esa experiencia que vivió.

¿La creación de esa experiencia está más ligada al tema del evento, al interés de quienes lo organizan o a otros factores externos como el clima del país, por ejemplo?

Lo fundamental es que cuando uno empieza a pensar en diseñar por dentro un restaurante u hotel, tiene que tener claro el concepto, a quiénes va dirigido y qué es lo que quiere lograr. Si me quiero enfocar en determinado tipo de público, sean solteros voy a tener determinados elementos dedicados a que vengan a encontrarse, va a ser diferente que si me enfoco en las familias por ejemplo, o si voy a tener un lugar donde la gente se sienta más relajada para pasarla bien…lo importante es saber a quién se dirige el evento para enfocarnos y sobre todo cual es la reacción que queremos lograr en esas personas.

Todo contribuye a el mensaje que has querido dejar quede más claro…

Exactamente. O sea todo influye, por ejemplo el clima, todos los factores se deben tener en cuenta, pero la clave es tener claro a quien se dirige, qué personas van a venir, cuál va a ser nuestro mensaje y cuál la experiencia que queremos dejar.

Tú eres arquitecto, pero no todos los organizadores de eventos lo son, ¿eso quiere decir que tiene que tener nociones de arquitectura?

No, yo creo mucho en las especializaciones. Yo soy arquitecto y me dedico más a estas cuestiones como también a mi profesión, pero el organizador de eventos está comandando todo eso y debe tener ciertas nociones, pero va a depender del diseñador y de otros profesionales que suelen hacer determinadas cosas. El organizador de eventos debe ser como un director de orquesta y hay especialistas que lo van a ayudar. Lo que nosotros queremos es que los organizadores de eventos tengan las herramientas mínimas para que les permitan saber de qué se está hablando, para que pueda hablar con el especialista…

¿Cuáles son los países más exitosos en uso de estas herramientas?

Hay muchos, el usar la ambientación tiene larga data. Un caso emblemático es Mc Donalds, toda su ambientación, todo constituye una experiencia, desde cuando ves la M ya sabes que ahí está un Mc Donalds, aunque no tenga hambre y vas sintiendo el olor característico que te hace salivar, y te da más hambre y todo es muy sencillo, comes con la mano, tiene los colores rojo y amarillo que te hace comer más rápido y terminas limpiando la mesa donde comiste, hay otros casos como Starbucks son marcas, obviamente son marcas norteamericanas y europeas las que se han posicionado.

¿Y en América Latina?

En América Latina es incipiente, se está haciendo especialmente en los eventos y ahora se le está dando más importancia por ejemplo en los restaurantes y hoteles boutique y se está prestando más atención a la cuestión del diseño, de cuidar el detalle, ahora está pasando a ser más importante que el qué se ofrece al cómo se ofrece o más..

Como la gastronomía…

En la restauración es todo importante, desde que se come hasta el menú, el uniforme de los camareros, la música, a lo mejor el plato es fabuloso pero si el menú no se entendía, o si me atienden mal, tengo una mala experiencia y no vuelvo. Ahora en América Latina se está cambiando a darle atención a esas cuestiones, a lograr orientarnos a hacer una buena experiencia.

Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.